Esta semana en ‘Babelia’, Hannah Arendt sigue pensado

Recomendaciones y novedades editoriales.
¿No puedes verlo bien? Prueba a abrirlo en tu navegador

Hannah Arendt sigue pensando

Por Javier Rodríguez Marcos

La pensadora del siglo. Hannah Arendt pensó en todo. Hay filósofos especializados en la metafísica, la estética, el bien, el mal, el ser y la nada, pero ella -judía alemana exiliada en Estados Unidos- reflexionó sobre todo eso y, además, sobre muchos de los temas que nos siguen preocupando: el peligro de las emociones en política, la confusión entre hechos y opiniones, la crisis de la cultura o las tentaciones del totalitarismo. Su obra vive un auténtico ‘boom’ editorial y por eso le hemos pedido a Máriam Martínez-Bascuñán, politóloga y directora de opinión de EL PAÍS, que nos explique el legado de una pensadora que al hablar de la relación entre verdad y política avisó: “La libertad de opinión es una farsa si no se garantiza la información objetiva y no se aceptan los hechos mismos”. Además, Ana Carbajosa, corresponsal de este diario en Berlín, y Luis Feduchi, arquitecto residente en esa ciudad, escriben sobre la recepción de su obra en Alemania al hilo de una gran exposición dedicada a su figura en el Museo de Historia de la capital germana.

“El yo está acabado”. Eso el dice Rachel Cusk a Álex Vicente en la entrevista principal de este número de Babelia. Parece paradójico viniendo de una de las reinas de la autoficción, pero no lo es tanto cuando se escuchan sus argumentos contra el abuso de la primera persona. No muy distintos en tono, por cierto, de los que la misma autora británica emplea contra la ficción -ya no lee novelas- y contra el feminismo ortodoxo, que, dice, no supo ver cómo una generación, la suya, había crecido sin referentes para enfrentarse a temas como la maternidad o el matrimonio. Del fin del suyo trata precisamente el libro que ahora se rescata en España: Despojos (Libros del asteroide). La entrevista está llena de ideas y permite sacar al menos una conclusión: a Cusk le encanta llevar la contraria.

Libros monumentales. La sección de libros de esta semana se completa con una lectura a cargo de Jordi Costa de los tres tomos -1600 páginas- de Jerusalén, la segunda novela de Alan Moore, guionista de V de Vendetta y Watchmen. Moore intentó crear un mundo entero a partir del barrio en el que nació y lo consiguió. El problema es que la irregular traducción al castellano, avisa Costa, se lleva por delante parte de la gracia de sus juegos de palabras. Otro desmesurado fue Thomas Wolfe, torrencial en sus novelas pero magistralmente contenido en sus relatos. De ahí la importancia del volumen de Cuentos que Páginas de espuma acaba de publicar. Son 900 páginas. José María Guelbenzu las ha leído y nos cuenta el resultado de tan maravilloso viaje.

Marta Rodríguez pone el foco. La directora colombiana Marta Rodríguez recibe el homenaje de la Mostra de Cinema de Dones de Barcelona -que podrá verse en Filmin- y Ana Useros escribe sobre esta pionera del documentalismo latinoamericano que estudió antropología en París y volvió a su país para poner en foco sobre aquellas realidades que no suelen salir en pantalla. De esa mirada salieron títulos como Chircales, Planas, testimonio de un etnocidio, Campesinos, Ospitia, la voz de los Sobrevivientes o Nuestra voz de tierra, memoria y futuro, siempre con las comunidades indígenas como protagonistas. Así vive más de la otra mitad.

Atasco con banderas. Antonio Muñoz Molina se asomó al balcón la semana pasada y vio cómo su calle se llenaba de coches en una ruidosa manifestación motorizada y abanderada. Eso le recordó a Juan Ramón Jiménez y le dictó las primeras líneas de su crónica semanal: “Hay ocasiones temibles en las que todas las cosas que uno más detesta llegan juntas. Juan Ramón Jiménez debería de estar pensando en eso cuando escribió que su peor pesadilla era imaginar una misa de campaña en una plaza de toros. Así estarían unidos el militarismo, el clericalismo, la ordinariez sangrienta de la tauromaquia. Lo que para Juan Ramón Jiménez era solo una hipótesis para mí fue una realidad el sábado 23 de mayo, cuando justo debajo de mi balcón, durante más de dos horas, se congregaron algunas de las cosas que me parecen más detestables en la vida: los atascos de tráfico, el berrido de los cláxones, los himnos marciales, las banderas, las motos de gran cilindrada envenenando y atronando el aire con los tubos de escape”. El resto es silencio.

Hannah Arendt sigue pensando
Hannah Arendt sigue pensando
La filósofa alemana reflexionó sobre muchos de los temas que nos siguen preocupando: el peligro de las emociones en política, la confusión entre hechos y opiniones, la crisis de la cultura o el totalitarismo. Su obra vive un auténtico ‘boom’ editorial

Ruido o silencio
Ruido o silencio
Un atasco es el berrido más bárbaro del animal humano, la impaciencia por abolir todo lo entrevisto en este tiempo en suspenso

Musicales para las masas: el género se reinventa en Internet
Musicales para las masas: el género se reinventa en Internet
Grandes nombres del teatro musical y estrellas del cine como Meryl Streep triunfan con versiones ‘online’ de los grandes títulos

David Lodge: “En los años setenta, el infierno desapareció”
David Lodge: “En los años setenta, el infierno desapareció”
El octogenario escritor británico publica ‘Almas y cuerpos’, novela de 1980 sobre el despertar erótico y el ocaso de la fe de un grupo de jóvenes católicos en la Inglaterra de la revolución sexual

Y además…

De la máscara de gas a la lavadora: un fascinante archivo de inventos
De la máscara de gas a la lavadora: un fascinante archivo de inventos
Un libro reúne las fotografías realizadas a principios del siglo XX en Francia, como parte de una iniciativa para fomentar la innovación científica e industrial

La luz al final del brote epidémico
La luz al final del brote epidémico
La literatura fantástica que llega a las librerías, escrita antes de la crisis sanitaria, le da vueltas al absurdo del mundo contemporáneo y apuesta por nuevas voces al margen del sistema

Literatura chilena contra la pandemia y la crisis social
Literatura chilena contra la pandemia y la crisis social
El autor de ‘La muerte y la doncella’ analiza cómo las voces literarias del pasado pueden iluminar la situación que vive su país, en medio de la crisis sanitaria y de un nuevo estallido de protestas

Olga Merino: “Quería hablar de suicidio y me salió un canto a la libertad”
Olga Merino: “Quería hablar de suicidio y me salió un canto a la libertad”
La autora de ‘La forastera’ recomienda libros de Dovlátov, Uriarte, Pardo Bazán, Graham Green y Miquel Molina

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin permanencia.
Suscríbete
Gracias por leernos
Disfruta de otras newsletters de EL PAÍS
Publicidad
Has recibido esta comunicación porque has solicitado recibir la newsletter de Babelia. Para más información sobre el tratamiento de tus datos personales, consulta la Política de Privacidad de los medios Prisa

Si deseas dejar de recibir este tipo concreto de comunicaciones en tu cuenta de correo electrónico tiendasfrikiscineseriestvcomicsjuegos@barcelonafriki.com, puedes darte de baja.

Si quieres darte de baja de forma definitiva de los medios Prisa, o si quieres ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación y portabilidad puedes hacerlo a través de la dirección: privacidad@prisa.com desde tu cuenta de correo tiendasfrikiscineseriestvcomicsjuegos@barcelonafriki.com.